Pontevedra - Caldas de Reis

Km 0. Pontevedra:

Junto a la estación de tren cruzamos en la avenida de Eduardo Pondal para tomar la calle Gorgullón, donde se encuentra el mojón de los 65.077 km. Siempre de frente desembocamos en la rúa Virxe do Camiño junto al hotel del mismo nombre. Al final de esta calle giramos a la izquierda por la rúa Sagasta e inmediatamente a la derecha por la rúa da Peregrina, una calle peatonal que confluye en la plaza Peregrina, donde está la iglesia de la Virgen Peregrina, construida a partir de 1778 y cuya planta tiene forma de vieira.

De frente por la porta do Camiño, antigua puerta de Trabancos, entramos en la plaza da Ferrería, donde vemos el convento de San Francisco, del siglo XIV y de estilo gótico mendicante. En paralelo a los soportales de la plaza enlazamos con la plaza de Curros Enríquez y continuamos rectos por la rúa Real hasta la plaza de Celso García de la Riega. Aquí giramos a la izquierda por la rúa da Ponte, que abandona el casco histórico y llega hasta el Ponte do Burgo, sucesor del pontón romano que la vía XIX utilizaba para salvar el río Lérez. La fábrica es medieval pero ha sido muy restaurado posteriormente (Km 2,1).

Lo cruzamos para reanudar la marcha por la avenida da Coruña, aunque pasados unos metros tenemos que seguir por la calle paralela de la izquierda, la rúa da Santiña. Sin pérdida y siempre de frente llegaremos hasta el barrio de A Gándara y más adelante junto a un observatorio de las Marismas de Alba, humedal de 80 hectáreas que alberga cientos de especies vegetales y 123 especies de aves. Nos encontramos ya dentro de la parroquia pontevedresa de Santa María de Alba y tras un discreto merendero llegamos al lugar de Pontecabras (Km 4,6).

Pasamos bajo las vías y continuamos hasta Guxilde, donde se alza la iglesia de Santa María de Alba, construida en 1595 bajo la dirección de Mateo López y heredera del templo consagrado en el siglo XII por el célebre arzobispo Diego Gelmírez (Km 5,2). Medio kilómetro más adelante, tras pasar de nuevo bajo las vías, entramos en San Caetano de Alba, donde se encuentra la capilla homónima del XVIII (Km 6,2).

La parroquia de Cerponzons toma ahora el testigo y el Camino Portugués visita dos de sus lugares: Leborei, donde hay una máquina de vending, y O Castrado (Km 7,3). En el mojón de los 56.996 km a Santiago da comienzo el tramo más reparador de la jornada: una senda encauzada por un muro de piedras recubiertas de musgo y hiedras (Km 8,2). Bajo el enmarañado dosel vegetal progresamos hasta el rego do Pozo Negro, que cruzamos por una pasarela rústica para llegar hasta un comprometido paso a nivel sin barrera. Tras él entraremos pronto en strong>San Amaro, que pertenece a la parroquia de San Mamede da Portela y al Concello de Barro.

Km 10,3. San Amaro : El itinerario continúa junto al mesón, pasando junto a un área de descanso. En el lugar de A Cancela se encuentra el desvío (Km 11,4) a Portela, donde se encuentra el albergue de Barro, disponible nuevamente desde junio de 2013. Jorge, el hospitalero, tiene las llaves de la iglesia. Abandonamos A Cancela por una pista asfaltada y al llegar a una carretera giramos levemente a la izquierda para tomar una pista agrícola que conduce hasta la parroquia de Agudelo, concretamente al lugar de Valbón.

Km 12,9. Valbón : Aquí está el crucero de Amonisa, con una talla de Santiago peregrino en el fuste mirando al norte, hacia Compostela. A la salida avanzamos en paralelo a un viaducto y por un camino cruzamos el rego do Areal para salir a la carretera provincial EP-9407. Nada más cruzarla aparece el mojón de los últimos 50 kilómetros (Km 14,9). Varias pistas conducen ahora hasta una pequeña fábrica que precede al núcleo de La Seca, al pie de la N-550. Aquí también tenemos la oportunidad de reponer fuerzas en un bar que hay junto a la carretera.

Km 16,6. La Seca (Bar-Tienda. A unos cientos de metros Área recreativa del río Barosa con zona de baño y bar)

Por el arcén de la nacional salvamos el río Agra y entramos así en el Concello de Portas. Justo después dejamos la carretera por un camino que sale a la izquierda, y que pasa por el minúsculo núcleo de Barosa (a escasa distancia se encuentra el área recreativa) para terminar regresando a la N-550 tras unos emparrados. Es un paso fugaz, ya que volvemos a dejarla para entrar en Briallos.

Salimos de Briallos al encuentro de la N-550 en la parroquia de Arcos da Condesa y abandonamos de nuevo la carretera para visitar la capilla de Santa Lucía (Km 18,7). De frente, por pistas sin apenas sombras que avanzan entre la N-550 y el río Chaín, continuamos hasta la aldea de Tivo. Con suerte tiene albergue, bar-restaurante y un par de fuentes que invitan a detenerse y a combatir el cansancio de este interminable tramo.

Km 20,8. Tivo : Tan sólo veinte minutos después entramos en Caldas de Reis junto a la iglesia de Santa María. La portada que mira al oeste y el ábside son románicos pero tiene añadidos del XVII y XVIII como las capillas de San Diego y del Carmen. Nos dejamos caer hasta el puente sobre el río Umia, que a pesar de su tupida vegetación sumergida reclama un baño en los meses de verano, y después giramos a la izquierda por la rúa Laureano Salgado para visitar la fuente de las Burgas, de agua termal y construida a finales del XIX. Por la rúa Real atravesamos Caldas y llegamos hasta el histórico puente de fábrica medieval que salva el río Bermaña. Km 23. Caldas de Reis

Pontevedra
Iglesia de Santa Maria - Caldas de reis
Amaneciendo