Esta ciudad, antiguo poblado de pescadores y salineros situado en una amplia llanura al pie de la sierra de Gádor, es hoy un enclave turístico de gran importancia. Fue fundada por los fenicios y durante la dominación romana era conocida con el nombre de Turania, lugar llamado en la actualidad Torrequebrada de los Bajos, donde se han localizado numerosos restos arqueológicos de aquella época. El poblado romano fue abandonado tras una inundación, trasladándose al solar que hoy ocupa la villa. Sobre el siglo XIV Yusuf I, tras el acoso de la piratería se vio obligado a fortificar las fronteras marítimas en las que se incluye la de Torre de Roquetas, lo que será el castillo de Santa Ana, porque en su capilla se veneraba la imagen de la virgen, patrona de la barriada del Puerto. Actualmente la Torre del Esparto o de los Bajos, la Torre de Cerrillos y la del Castillo de Santa Ana o de las Roquetas se consideran como monumentos andalusíes. Así, la Torre del Castillico, entre la Mojonera y Roquetas, es un testimonio del sistema defensivo medieval, junto con la torre originaria del actual puerto, que formaba parte del Castillo de Santa Ana, destruido por un terremoto en el siglo pasado. Durante la época musulmana comenzaron a explotarse las salinas. La obtención de la sal y la pesca constituyó la base de su economía hasta tiempos muy recientes. El agua en forma de riego y los invernaderos convirtieron los campos de los alrededores en magníficas huertas de producción extratemprana. Pasada la mitad del presente siglo, el turismo descubrió las excelentes cualidades de la zona y decidió venir a ocuparla durante la mayor parte del año. Actualmente la Torre del Esparto o de los Bajos, la Torre de Cerrillos y la del Castillo de Santa Ana o de las Roquetas se consideran como monumentos andalusíes. Así, la Torre del Castillico, entre la Mojonera y Roquetas de Mar, es un testimonio del sistema defensivo medieval, junto con la torre originaria del actual puerto, que formaba parte del Castillo de Santa Ana, destruido por un terremoto en el siglo pasado.
Monumentos y arquitectura tradicional
La iglesia parroquial de Nuestra Señora del Rosario, del siglo XVIII, con artesonado de madera en el techo, posee un retablo de Jesús de Perceval. La capilla de Santa Cruz es de arquitectura popular.
La iglesia parroquial de Aguadulce, auténtica obra de arquitectura y de ingeniería contemporánea, se utiliza a veces como auditorio para corales y conciertos de música sacra y sinfónica.
El castillo de las Roquetas o de Santa Ana, la torre del Esparto o de los Bajos y la torre de Cerrillos son de arquitectura nazarí y planta cuadrada.

Roquetas se ha convertido en la tercera en importancia, en población y en actividad económica, siendo el sector turístico uno de los más fuertes de la comarca, ha sabido construir un estilo propio que se está convirtiendo en un modelo de desarrollo turístico, donde se mezclan la tranquilidad y servicios que nos ofrece el pueblo con las grandes posibilidades de ocio que tenemos en la Urbanización. Ésta es un complejo turístico completo con hoteles, apartamentos, restaurantes, night clubs, pubs, centros comerciales, discotecas y una línea de costa que es ideal para disfrutar del mar.

El gran desarrollo de la población depende del gran crecimiento económico que ha experimentado el municipio de Roquetas en los últimos veinticinco años, que hasta entonces estaba dedicado a la pesca, la ganadería (ovino y caprino), la producción de sal y la agricultura tradicional, que ha dado paso a una agricultura de vanguardia que ha sustituido un paisaje caracterizado por el matorral por invernaderos, recibiendo todo el poniente almeriense el nombre de "despensa de Europa", ya que sus cultivos tempraneros llegan hoy día a todos los mercados del mundo.
La producción pesquera también es uno de sus recursos económicos, con una flota joven, donde la mayoría de la misma es artesanal, compuesta por 34 embarcaciones; llegando a nuestro puerto principalmente besugos, salmonetes, pijotas, bonitos, sardinas, jureles, caballas, melva y lacha, así como la mayoría de los mejillones que se venden en la provincia.
La agricultura intensiva, es el pilar más importante del sector dedicada al cultivo bajo plástico, identificando y caracterizando el paisaje roquetero (en lo que se ha llamado "el mar de plástico") con invernaderos de diversos tipos: planos, con cubiertas a dos aguas y curvos. Los principales productos hortofrutícolas son: pimiento, tomate, pepino, berenjena, sandía, calabacín, melón y judía.

Bandera de Roquetas

INDALO

 Conocido como talismán de "buena suerte" y poseedor de buenos efluvios que otorgan salud y amor a su poseedor.
Su origen se remonta a la época prehistórica, ya que se han encontrado representaciones del mismo en la Cueva rupestre de "Los Letreros" (cerro de Maimun, Velez Blanco) aparece esta figura, en forma de hombrecillo que enarbola o tiene un arco. Si se tiene en cuenta que lasa figuras esquemáticas de dicha cueva se incluyen dentro del Neolítico, se habrá de convenir que el Indalo arranca de los tiempos prehistóricos. Este fue adoptado por los primitivos pobladores de la Provincia, de tal modo que a lo largo del tiempo se ha seguido enarbolando como símbolo de este Pueblo.
Ya los antiguos pescadores de la Provincia lo representaban en las fachadas de sus viviendas antes de hacerse a la mar, para preservarse de las tempestades y garantizarse una abundante pesca. Una teoría acerca de su origen, defendida por algunos arqueólogos, es que se trataría de un Lider prehistórico "Ibero" sosteniendo entre sus manos con los brazos abiertos el Arco Iris, presumiblemente símbolo de la unión del Hombre con los Elementos Naturales

Salida